Los espíritus son seres vivos que se componen enteramente de esencia invisible, nuestras propias esencias invisibles están encerradas en formas físicas (nuestros cuerpos).
Los espíritus tienen forma visibles solo y únicamente cuando eligen proyectar formas reconocibles, como son las imágenes y nosotros elegimos percibir tales imágenes.

Algunos espíritus han tenido forma humana en otras vidas, y otros la tendrán, ciertos espíritus no han sido nunca humanos y hay espíritus que no lo serán nunca, todo depende de su elección.

Rara vez algunas entidades que se manifiestan como espíritus constituyen también otros aspectos del YO, en una dimensión distinta del espacio y del tiempo.

Todos los espíritus existen en el reino invisible, algunos espíritus residen en los planos astrales, con estos espíritus solamente podemos encontrarnos si realizamos prácticas de ocultismo muy avanzadas y viajes astrales.

Otros espíritus, eligen acercarse más al mundo de las formas, estos espíritus pueden coexistir con nosotros en la misma habitación y nosotros percibirlos, solamente, si elegimos ser conscientes de su presencia.

Los espíritus al igual que otras personas también pueden ponerse en contacto con nosotros telepáticamente y ser las dos partes, receptoras de tal comunicación.

Desgraciadamente, todavía no existe un contacto entre los mundos espirituales y físicos, mantenido a un nivel significativo o incluso creíble hasta el momento.

Las formas de comunicación posible para los espíritus y los humanos han sido espontáneas (encantamientos de concepción primitiva, Tablas con signos, Etc, ...), y han estado sujetas a las variables huidizas de los contactos mentales (Médium y Sesiones de espiritismo).